Profesor René Garreaud registra efectos meteorológicos del eclipse solar total en la Antártica

Con el fin de realizar mediciones meteorológicas previamente y durante el eclipse solar del 4 de diciembre último, el académico del Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile (DGF), René Garreaud, viajó al Glaciar Unión (80°S, 80°W), en el interior de la Antártica como integrante de la Expedición Científica Antártica, ECA 58.

La participación del profesor del DGF y subdirector del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, (CR)2, en la misión de INACH fue posible gracias a la adjudicación de un proyecto conjunto con el académico del Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile (DAS), Patricio Rojo, en el XXVI Concurso Nacional de Proyectos de investigación Científica y Tecnológica Antártica.

“La iniciativa que planteamos fue de mediciones astronómicas y meteorológicas durante el eclipse. Si bien es cierto, anteriormente habían ocurrido eclipses en la Antártica, estudios en detalle como los que hicimos hace unos días solo se habían hecho en 2003”, dijo René Garreaud.

El académico del DGF añadió que en la expedición organizada por el Instituto Antártico Chileno (INACH) a través del programa de Ciencia Antártica, participó, junto al académico y a la estudiante del DAS, Nitya Pandey, como parte de una delegación de 10 científicos de universidades chilenas más una dotación de 40 integrantes de las Fuerzas Armadas.

“Tuvimos la suerte de estar en la Estación Polar Científica Conjunta (EPCC) ubicada en el Glaciar Unión (GU), a 80 grados de latitud sur”, comentó el académico, quien destacó que estar al interior de la Antártica permitió contar con cielos despejados y condiciones óptimas para la observación astronómica del eclipse.

“El evento completo duró unos 100 minutos, pero la oscuridad total con anillo de fuego y vista de estrellas duró cerca de un minuto”, relató el profesor René Garreaud.

Con respecto a las mediciones meteorológicas realizadas, el subdirector del (CR)2, René Garreaud especificó que, antes, durante y después del eclipse, se registraron datos de temperatura del aire, humedad, viento, presión atmosférica y niveles de radiación cada 5 segundos con una estación meteorológica y un sensor instalado en un dron para hacer perfiles verticales de la capa límite de la atmósfera en los primeros 500 metros sobre la superficie.

“Estas observaciones in situ serán complementadas con modelamiento numérico de la atmósfera en un esfuerzo donde también participarán los académicos Roberto Rondanelli, del DGF; Deniz Bozkurt, de la Universidad de Valparaíso; y colegas de la Universidad de Montana en Estados Unidos”, puntualizó.

Acerca de las características del fenómeno observado el 4 de diciembre en la Antártica, el profesor Garreaud aseguró que fue posible registrar una caída de la temperatura en 2.5°C, aproximadamente, y una notoria disminución del viento, además de ciertas particularidades, como, por ejemplo, que “el eclipse haya ocurrido de noche, meteorológicamente hablando, y no de día, como la mayoría de los eclipses”, afirmó.

“Esta es la primera o, tal vez, la segunda vez que tenemos un eclipse en una noche meteorológica y, una de las cosas que aprendimos rápidamente, fue que, durante un eclipse en estas condiciones, se produce una inversión térmica muy fuerte entre la superficie y los primeros 50 metros de altitud, por lo que ahora tendremos la oportunidad de encontrar la respuesta a este fenómeno”, subrayó René Garreaud.

Finalmente, el académico del DGF destacó el esfuerzo que hace el INACH para llevar científicos a la Antártica. “En el viaje de vuelta me di cuenta de las dimensiones de todo lo que significó haber estado compartiendo durante dos semanas con un grupo de científicos/as y logísticos/as del ejército, la fuerza aérea y la marina. Lo que hicieron fue un despliegue gigantesco y pienso que tendría que aprovecharse aún más, porque INACH organiza actividades científicas en la Antártica todo el año”, concluyó.

Últimas noticias

Compartir:
http://uchile.cl/ig182881
Copiar